¡Cargamontón! Daño contra el país - Movilizacion.info
Blog

¡Cargamontón! Daño contra el país

¡Cargamontón!

Por Saúl Cieza Lachos

Una vez más, queda evidenciado que aquel que se atreva a realizar cambios sustantivos debe ser defenestrado, satanizado y borrado del mapa por atrevido.

Desde la perspectiva de los dueños del poder, el estado y sus administradores (presidentes, congresistas, fiscales, etc.) deben ser armónicos y protectores del ordenamiento impuesto.

El solo hecho de permitir que actos corruptos se ventilen públicamente, ya es pecado. Odebrecht, el club de la construcción, los cuellos blancos, las adendas saqueadoras, las evasiones de impuestos, los contratos entreguistas, la lotización de la patria, la destrucción del medio ambiente y peor, que el pueblo ordene cambios a través de un referéndum, es demasiado.

Más pecado y más indeseable aún es que un gobernante abandone el redil antidemocrático e intente aliarse con el soberano para edificar un ordenamiento de equidad y justicia.

En el fondo lo que está en juego hoy es: O se cumple con el mandato del referéndum o simplemente ahí queda. El cuestionamiento al presidente Vizcarra no es por inmoral, sino por ser un obstáculo para que todo continúe igual o peor.

Si el señor Vizcarra no hubiese planteado cambios que afectan a muchos personajes ultrajantes de la nación, estemos seguros que no hubieran “descubierto” nunca los actos inmorales que se le imputan.

Ejemplos a la vista: Los últimos presidentes terminaron sus mandatos e intentaron reelegirse sin ninguna acusación de inmoralidad.

Lo único cierto es que el pueblo está siendo traicionado nuevamente.

Su aspiración de generar un país realmente democrático cada vez se aleja y seguiremos transitando dentro del lodo de la demagogia y del oportunismo con un estado capturado por sanguijuelas.

El daño no es contra el Sr. Vizcarra, es contra el país. Y por eso nuestra participación para la higienización integral es una tarea impostergable.

No podemos permitir que el oscurantismo continúe manipulándonos.

El reto es: O continuamos en democracia o mantenemos la dictadura histórica, el pueblo tiene la palabra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *